Sobran las palabras

El término “Sobran las palabras” es una frase coloquial en la que se da a entender que en una conversación o en un suceso no se requieren palabras para expresar algo, pues contextualmente se ha explicado o prácticamente se realizan actividades o se tienen actitudes que hacen obsoletas las palabras.

En realidad, esta expresión es un recurso retórico ya que por sí mismo no significa nada, y es asimismo un recurso figurativo, implícito o connotativo ya que su significado está “oculto” y no se expresa por sí mismo de manera clara.

Expresiones en que sobran las palabras:

  • Al acariciar el rostro de la persona amada es claro que sobran las palabras para decirte cuánto se le quiere.
  • La intención de cuidar a una persona no requiere palabras al observar sus actos y dedicación
  • Para demostrarte mi cariño sobran las palabras.
  • Sobran las palabras para decirte cuánto te extraño.
  • Para demostrarte mi respeto sobran las palabras.
  • Sobran las palabras para que te des cuenta de que sin ti no puedo vivir.
  • Sobran las palabras de un enfermo para agradecer a su enfermera los largos cuidados.
  • Al ver el trabajo hecho sobran las palabras para elogiarlo.
  • Era tal su deseo por el juguete, que sobraron las palabras para que me entere.
  • Con sus ojos decía tanto que sobraban las palabras para decírmelo.
  • Fue tal su actuación que sobraron las palabras para elogiarla.
  • Calificaste con sobresaliente, sobran las palabras para reconocer tu dedicación.